domingo, enero 16, 2022
spot_img
InicioBlogJuan Carlos Pérez - "Cero Excusas"

Juan Carlos Pérez – “Cero Excusas”

 Cómo la visualización me ha llevado a escalar volcanes con Juan Carlos Pérez

Juan Carlos Pérez motiva al mundo con su actitud. Es un atleta que ha escalado varios volcanes y corrido muchas maratones en las cuales ha demostrado su capacidad de vencer las adversidades. Cada día lo vive con el propósito de ayudar a Guatemala y ser un ejemplo para su amada familia.

A Juan Carlos desde pequeño le gustaba el deporte. Él recuerda que el fútbol era una de sus actividades favoritas, y lo jugaba con mucha pasión. Le encantaba correr, ya que también era muy energético. Incluso ideaba sus propias pesas con cubetas de agua o arena porque su motivación era hacer ejercicio sin importar cómo. Sin embargo, Juan Carlos tuvo problemas de salud respecto a su movilidad, por lo que tuvo una infancia dura en la que tuvo que pasar por varias operaciones para mejorar su condición. Una de las cosas que más lo afectó fue el hecho de que debió irse solo a los Estados Unidos para recibir los tratamientos adecuados. Esto provocó que sintiera mucha desolación por estar lejos de su familia.

Su vida continuó siendo dura por muchos años más, no por ser una persona con discapacidad física, sino porque vivía sin un propósito y sin saber qué era lo que deseaba hacer en el mundo. Fue a la edad de 34 años en que reflexiono hizo una introspección sobre sí mismo y se dio cuenta de que no le gustaba la persona que era. También se visualizó en el futuro y se vio como una persona deprimida, vacía y amargada que estaba desperdiciando su vida. Desde ese momento decidió levantarse y hacer un cambio en su actitud para buscar aquello que lo apasionara y lo hiciera sentirse vivo. Actualmente, lo que más desea es ser feliz y hacer felices a su familia y a Guatemala. Por esta razón, ahora dedica su vida a inspirar a los demás a perder el temor de seguir sus sueños, porque él ha experimentado lo que es esforzarse por una meta. Su lema es “cero excusas”.

Juan Carlos es un atleta que entrena todos los días por seguir haciendo lo que lo apasiona. La primera vez que tomó la decisión de subir un volcán había quedado con varias personas, pero, al final, nadie de su equipo llegó. Esta primera vez le enseñó muchas lecciones: la primera, que las personas siempre deben tener planes de respaldo para cumplir sus metas; la segunda, nunca depender de los demás, sino que solo de uno mismo; la tercera, vencer el hábito de las excusas y seguir adelante aun cuando las cosas no salen como se planeaba; y, la cuarta, las situaciones inesperadas sacan lo mejor de las personas. Desde esa experiencia, él ha mantenido una actitud determinante con la que nunca se da por vencido. Además de escalar volcanes, junto con su silla de ruedas, también ha participado en muchas maratones. Según dice, ha triunfado en muchas, pero también ha fracasado en otras. Esto le ha demostrado que no hay que temer del fracaso, porque es gracias a este que se aprende.

Para Juan Carlos, su mayor motivación, después de Dios, son su esposa y su pequeño hijo. Desde que tuvo a su bebé se ha esforzado por estar siempre con su familia, ya que desea pasar tiempo de calidad con ellos y crear un hogar que esté fomentado sobre el amor. Es por ello que cada día se esfuerza por hacer de Guatemala un mejor lugar para las personas que ama. Además de ser un atleta, Juan Carlos tiene una iniciativa para donar útiles escolares, pues cree firmemente que si todos los niños tuvieran la educación adecuada, entonces el país sería un lugar mejor. Él hace todo con pasión porque ha logrado encontrar su propósito en la vida y, aun siendo mayor de 40 años, sigue soñando con grandes cosas. Debido a sus experiencias, motiva a las personas a nunca rendirse y su principal consejo es que nunca se acomoden, sino que se muevan y busquen aquello que deseen hacer con el corazón por el resto de sus vidas.

Recursos

  • Una vida con propósito de Rick Warren: Juan Carlos recomienda este libro para que las personas sepan cómo buscar su propósito en la vida y, que cuando finalmente lo encuentren, lo compartan con los demás. Él insiste en que para el ser humano es esencial tener un objetivo en la vida porque, de lo contrario, nunca podrá saber lo que desea en la vida. En el libro, el autor hace un énfasis en que no se trata de la persona en sí, sino de buscar el propósito con el que Dios lo puso en la tierra para que, entonces, pueda vivir para este.

 

Te rcomendamos

- Advertisment -spot_img